Solidaridad de Fadiccra con trabajadores de Petinari y el Bauen

Trabajadores autogestionados de la comunicación repudian desalojos y ataques a cooperativas

La Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra) expresa su solidaridad con los trabajadores de la fábrica de acoplados Petinari, de la ciudad bonaerense de Merlo, que el viernes 3 de marzo de 2017 fueron desalojados por la policía del establecimiento que habían ocupado en legítima defensa de su derecho al trabajo y la dignidad de sus familias. Fadiccra manifiesta también su solidaridad con los trabajadores y trabajadoras del hotel Bauen, sobre quienes pesa una orden judicial de desalojo para el próximo mes de abril.
Junto a la solidaridad con los compañeros y compañeras afectados, Fadiccra expresa su enérgico repudio a las autoridades políticas, judiciales y policiales que, por acción u omisión, promueven y amparan sucesos como estos, que atentan contra derechos humanos básicos como el trabajo, la alimentación, el acceso a la salud, a la educación y a los servicios esenciales para una vida feliz.
Los trabajadores y trabajadoras de Petinari y el Bauen son víctimas de empresarios delincuentes, que se enriquecen a costa del vaciamiento de empresas. Y es obligación del Estado, según lo fijan la Constitución Nacional y las normas vigentes, intervenir para revertir injusticias de tamaña magnitud.
Tanto en Petinari como en el Bauen, la decisión de los trabajadores de hacerse artífices de su propio destino y reactivar las empresas ante la defección y la estafa de las patronales, fue respaldada por sendas leyes de expropiación. La Legislatura bonaerense en el primer caso y el Congreso Nacional en el segundo, sancionaron normas que establecen expropiaciones de los establecimientos en conflicto a las cooperativas conformadas para recuperarlos. Sin embargo, tanto la gobernadora María Eugenia Vidal como el presidente Mauricio Macri optaron por desconocer las decisiones legislativas y vetaron las normas, actitud que pone en riesgo la vida de casi trescientas familias y atenta contra la convivencia democrática.
Ante estos embates, que se dan en un marco de ofensiva generalizada contra el movimiento obrero, Fadiccra reafirma su compromiso con la autogestión, las cooperativas y el conjunto de los trabajadores argentinos con su larga historia de luchas, en un presente de resistencia para garantizar un futuro de inclusión y justicia social.